Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
El hundimiento de los mercados

Asia sucumbe a las ventas con caídas superiores al 8%

La Bolsa de Tokio se deja más de un 5% mientras Seúl y Bombay han tenido que suspender las cotizaciones

El pánico se ha adueñado hoy de las bolsas asiáticas y ha provocado pérdidas ingentes en las principales plazas del Continente, con caídas incluso superiores al 8% por el miedo a una posible recesión de la economía de EEUU. Tokio, Hong Kong, Bombay, Seúl, todas las bolsas de Asia, incluidas las más modestas, se han desplomado y algunas hasta debieron suspender su cotización para contener el pánico desatado entre los inversores.

La principales economías de Asia dependen en gran medida de las exportaciones y por lo tanto son muy sensibles a una recesión en el mayor mercado del mundo, el estadounidense, cuya avidez por importaciones como la tecnología japonesa y los productos baratos chinos podría reducirse próximamente.

Las medidas propuestas este viernes por el presidente de EEUU, George W. Bush, no sólo no han contenido la crisis de los mercados financieros, sino que parecen haber fertilizado el pánico en la bolsa.

Y la crisis comienza a parecer amenazante para la economía real. Varios ministros nipones han repetido hoy la idea de que el Gobierno no intervendrá en los mercados y que la economía real goza de buena salud, a pesar de que el Nikkei perdió al cierre el 5,64% de su valor y desde el lunes ha visto evaporarse el 9,5%, la mayor caída acumulada en dos días de los últimos 17 meses.

El grupo Toyota, el mayor fabricante de vehículos de Japón, ha sufrido una depreciación cercana al 20% desde que se inició el año pese a que recientemente presentó unos saludables resultados.

En Tokio, donde la cotización del Nikkei depende en gran medida de la cotización del potente sector exportador nipón, la reciente revalorización del yen ha contribuido en jornadas recientes a la venta masiva de acciones de los sectores financiero e inmobiliario.

En Hong Kong, el cierre del Hang Seng sugiere un desastre incluso mayor. El principal índice de la ex colonia británica, donde la economía está íntimamente ligada con el sector bancario, se ha dejado hoy más del 8,5%, un descenso que demuestra la sensibilidad del índice hacia la crisis financiera originada en EEUU.

Seúl y Bombay, las más afectadas

Pero donde quizá el pánico se ha desatado con mayor intensidad ha sido en los mercados de Seúl y Bombay, donde las autoridades que velan por la seguridad en los mercados financieros suspendieron las cotizaciones para contener la crisis.

El Kospi surcoreano ha perdido casi un 4,5% y ha visto suspendida su cotización durante cinco minutos para relajar los ánimos de los inversores.

Pero el Sensex indio tuvo que ser suspendido durante una hora, tras dejarse más del 9% en la apertura. Al mediodía perdía más del 12% de su valor, una caída que se suma al más del 7% que se dejó ayer, en el mayor desplome sufrido hasta hoy por el índice de Bombay.

Caídas en China

Las bolsas chinas de Shanghai y Shenzhen no fueron excepción y se han dejado un 7% de su valor, pero, a pesar de su demostrada vulnerabilidad a la crisis bursátil mundial, los inversores ya están acostumbrados a los bruscos vaivenes del mercado de valores chinos.

Los mercados del Sudeste asiático no fueron excepción y todas han experimentado desde la apertura un batacazo similar al de los grandes mercados asiáticos.

Después de tocar el cielo con el cierre de 2007, un año en el que las bolsas chinas se revalorizaron por encima del 80% y la india más del 40%, los mercados asiáticos parecen estar comprobando el viejo axioma de que todo lo que sube baja.

En un solo día se han perdido en Asia cientos de miles de millones de dólares, una cantidad que ridiculiza el paquete de emergencia anunciado por Bush el pasado viernes, valorado en 145.000 millones de dólares.

Estos movimientos sugieren que los inversores desconfían de que las medidas propuestas por Bush vaya a impedir que la economía estadounidense entre en recesión.