Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
El deterioro económico

Zapatero pide más "patriotismo" económico y promete dos millones de empleos

El presidente augura un ritmo de crecimiento del 3% "como mínimo" durante los próximos años

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha reclamado hoy unas "gotas de patriotismo" a quienes están hablando en términos "insólitos" de la situación económica causando "alarmismo" entre la ciudadanía. Asimismo, ha augurado un ritmo de crecimiento de "como mínimo" el 3% durante los próximos años y la creación de dos millones de empleos durante la próxima legislatura.

"Crear alarmismo injustificado puede dañar las expectativas y es lo menos patriótico que conozco", ha señalado Zapatero en su intervención en un desayuno organizado por Nueva Economía Fórum, en el que también ha pedido "prudencia y sensatez" a la hora de analizar la economía ya que "puede perjudicar las expectativas".

Por ello, ha pedido a los dirigentes de la oposición "prudencia, sensatez y unas gotas de patriotismo" al tiempo que ha asegurado que los empresarios no comparten la visión negativa de la situación económica que transmiten los líderes ''populares''.

En la misma línea, ha añadido que "ninguna de las tensiones actuales" de la economía, como las turbulencias financieras o la subida de los precios del petróleo y las materias primas, "procede de la existencia de problemas españoles" y "no cabe atribuir ninguna" a la gestión del Ejecutivo que en estos cuatro años, ha destacado, se ha ganado la "credibilidad" y la "confianza" para gobernar otros cuatro años más.

A modo de ejemplo, el jefe del Gabinete socialista ha comparado los datos macroeconómicos actuales con los de la legislatura pasada. "¿Va a resultar que simplemente por estar fuera del Gobierno lo que en la legislatura pasada era un milagro económico se convierte ahora en una pavorosa recesión?", ha preguntado.

Al hilo de esta comparación, Zapatero ha enfatizado que la base de la economía española y sus fundamentos "son mejores que nunca" y ha advertido a los líderes del PP de "que el pesimismo sólo conduce al derrotismo, a la derrota, y con derrotismo se tienen perdidos todos los retos".

"Hipotecas" del anterior Ejecutivo

Además, ha apuntado que la herencia de los populares vino acompañada de "algunas hipotecas que hemos conseguido levantar en estos años" y ha destacado su "plena confianza" en el presente y el futuro de la economía española.

Una confianza que es lo mismo, ha sostenido, que tener "plena confianza en los empresarios, los trabajadores y los ciudadanos de este país sobre sus capacidades para seguir generando riqueza, creando empleo y permitirnos una política de cohesión y bienestar social".

De esta parte, Zapatero ha señalado que el cambio en el patrón de crecimiento económico "hoy ya no es un deseo" sino que "ha empezado ya", lo que representa una expectativa "muy favorable" para el futuro, y ha añadido que el Gobierno se ha ganado estos cuatro años la credibilidad, por haber cumplido con sus principales compromisos y propuestas programáticas.

Así, ha recordado que España es ahora la octava potencia económica mundial, y se ha avanzado en convergencia en renta per cápita con la UE, superando a Italia y con el objetivo de alcanzar a Francia, además de que el país ofrece "más oportunidades", tras haber logrado el récord de veinte millones de ocupados y una tasa de paro en el entorno del 8%.

Previsiones para el futuro

También pensando en la próxima cita con las urnas, el presidente ha augurado que España seguirá creciendo a un ritmo "como mínimo" del 3% durante los próximos años además de prometer la creación de al menos dos millones de nuevos puestos de trabajo durante la legislatura que viene, además de reducir la tasa de paro al 7%.

En cualquier caso, el líder del Ejecutivo no ha precisado si el programa del PSOE incluye una nueva rebaja de los tributos que pagan las empresas a través del Impuesto de Sociedades, si bien sí ha dicho que se actuará sobre el Impuesto de Patrimonio.

En esta línea, ha adelantado que "la buena situación de las cuentas públicas permitirá más reducciones fiscales" dirigidas a beneficiar a las rentas del trabajo, especialmente a las más bajas, y "aliviar" la carga a las familias. Eso, sí de manera "razonable", con "coherencia" y con la premisa de "simplificar el sistema".

Estas "modificaciones" de los impuestos son posibles, según el presidente del Gobierno, gracias a una economía "que es hoy más fuerte que hace cuatro años" y que cuenta con un superávit fiscal próximo al 1,8% del PIB en 2007.

Sin salir del ámbito fiscal, Zapatero ha recordado que la primera legislatura se ha cerrado con una reducción de cinco puntos del Impuesto de Sociedades hasta el 30%, así como con una rebaja del IRPF para las rentas del trabajo más bajas que ha ahorrado cerca de 9.000 millones de euros.

A este respecto y según su opinión, "no es buena" una "excesiva" competición en materia de rebajas fiscales en época electoral. "Me han oído decir que soy partidario de bajar los impuestos, pero quiero reivindicar el valor de los impuestos en democracia", ha apuntado Zapatero.