Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La industria del vino huye hacia el norte

Bodegas Torres empieza a cultivar en terrenos próximos a los Pirineos para contrarrestar los efectos del calentamiento global

El calentamiento global empieza a afectar también a la industria del vino. Un ejemplo es el de Bodegas Torres, que piensa defenderse de este fenómeno trasladando parte de sus viñedos a los Pirineos, según informa el diario británico The Independent. Durante cuatro generaciones, esta firma ha estado cultivando sus viñedos en la zona noroeste del Penedés. Sin embargo, estos terrenos son cada vez más secos, lo que ha impulsado a la familia a apostar por zonas que se encuentran a una altitud mayor.

"Nos trasladamos a zonas menos cálidas del norte de Cataluña, hacia los Pirineos", explica al diario el presidente de la empresa, Miguel Torres. Sus bodegas ya han plantado más de cien hectáreas de viñedos a más de mil metros de altitud, cuando sus viñedos tradicionales se encuentran a unos 250 metros. "Lamentablemente, el cambio climático es una realidad descrita no sólo por los científicos. Nosotros mismos, que trabajamos con los frutos de la tierra, también somos conscientes del problema", explica Torres.

A su juicio, el resto de los productores catalanes de vino se van a ver obligados a seguir su huída hacia el norte de la zona, ya que la mayoría de los terrenos de cultivo de la vid de Cataluña serán "totalmente inviables" dentro de entre cuatro y siete décadas. Esta predicción corresponde a una investigación realizada por esta firma y presentada en una conferencia sobre el vino y el calentamiento global que se celebró el pasado mes de marzo en Barcelona.

El trabajo indica que, además de Cataluña, otras comunidades autónomas se verán afectadas por el mismo problema. Otras serán Aragón, La Rioja y el País Vasco. En el noroeste de Aragón, por ejemplo, las olas de calor y la sequía han causado una maduración irregular de la uva. Además, en Castilla-La Mancha también se ha observado una evolución de sus tintos, que tienden a tener una graduación de alcohol mayor y menos acidez.