Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las mujeres son más propensas a 'quemarse' en el trabajo

A ellas se les encomiendan más actividades relacionadas con movimientos repetitivos, trabajos monótonos y de poca creatividad

Carga mental, falta de autonomía, menor control sobre el trabajo y peores condiciones ambientales en su vida laboral. Las mujeres tienen más posibilidades que los hombres de trabajar en alguna de esas circunstancias, según ha señalado hoy UGT en un comunicado. Pero ahí no acaba la lista. Junto a las "malas" condiciones laborales y a la doble jornada que, en mucho casos, tienen que desarrollar fuera del ámbito laboral "por el injusto reparto de roles" son, a juicio de la UGT, "un polvorín que se traduce en sobrecarga, estrés y lo que se conoce como 'burnout', la sensación de ''estar quemado'' en el trabajo".

Mujeres y hombres están expuestos a riesgos diferentes en el trabajo. UGT considera, por ejemplo, que hay más mujeres en actividades relacionadas con los movimientos repetitivos, trabajos monótonos y de poca creatividad. Muchos de estos trabajos exigen agilidad y precisión, conllevan el mantenimiento de posturas inadecuadas y forzadas, ritmos excesivos o se trata de tareas poco cualificadas alejadas de la toma de decisiones.

Este tipo de tareas, unido a otros factores laborales y sociales, como que las mujeres tienen peores condiciones de empleo que los hombres, sufren más precariedad laboral y salen peor paradas en el reparto de roles, teniendo que asumir, en general, la mayor parte de las tareas domésticas y la atención y cuidado de familiares, hace que las mujeres se vean abocadas a situaciones de "mayor riesgo" que los hombres a la hora de padecer estrés laboral o el llamado "síndrome del quemado".

Desde UGT consideran los elementos de esa lista negra como "riesgos psicosociales que les afectan más que a los hombres". El sindicato recuerda que la prevención de riesgos también tiene que tener en cuenta la dimensión de género, así que pide a los empresarios que adopten una serie de buenas prácticas en relación con los factores de riesgos psicosociales generadores de estrés.