Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un informe fija en 2011 el estallido de la burbuja inmobiliaria

Las viviendas caras y las de la costa serán las primeras en notarlo

La burbuja inmobiliaria podría estallar entre 2010 y 2011, según el Anuario Estadístico del Mercado Inmobiliario Español 2007, al ser el momento en que se puedan dar las condiciones para ello: "la oferta global de vivienda nueva y usada adquirirá sus cotas más altas y la demanda estará en su punto más bajo". Las viviendas de la costa, las de precios altos y las de "extrarradios sin consolidar" serán las primeras en acusar el cambio de tendencia, según el informe.

El presidente del despacho encargado de realizar el anuario, RR. de Acuña y Asociados, Fernando Rodríguez, ha explicado en rueda de prensa que se construyen 700.000 viviendas para una demanda de 400.000 y ha apuntado a una bajada de los precios del 1% anual dentro de cuatro años, porque "se podrán dar las circunstancias para ello".

Sin embargo, el presidente de RR. de Acuña y Asociados ha querido dejar claro que "las caídas dependerán de lo que dure este periodo depresivo" y ha rechazado que se vayan a producir descensos de la talla de los financieros en Bolsa. Y es que "para que la gente decida cambiar a la baja los precios" de una vivienda o una promoción "pasarán entre dos o tres años", porque la tendencia es que "aguanten", ha añadido.

Las promotoras venderán un 30% menos

El informe señala que el volumen de ventas que realizarán las promotoras inmobiliarias en 2008 será un 30% menor que lo que se contabilizó en 2004 y 2005. En este sentido, cabe destacar que el tiempo medio de venta de una vivienda desde que se comienza la obra pasó de 2,05 años de media en 2004 a 3,43 en 2006.

Con estas cifras, los expertos que han realizado el informe estiman que de las 60.000 promotoras que hay en España, para más del 35% de las mismas "va a ser muy difícil atender a sus obligaciones financieras".

Además, Rodríguez añadió que en los próximos años van a desaparecer tres de cada cuatro promotoras del mercado, para pasar de 60.000 compañías a 15.000, y matizó que "ya hay muchos cadáveres vivos" en este sector.