Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Morgan Stanley prevé que el precio de la vivienda en España caiga un 5% durante el próximo año

Según el informe elaborado por el banco de inversión estadounidense, la bajada de precios tendería a estabilizarse posteriormente en el caso de que la demanda de nuevos inmuebles descienda de forma moderada

El precio de la vivienda podría caer un 5% en 2008 y estabilizarse posteriormente si la demanda de nuevos inmuebles desciende de forma moderada, según un informe elaborado por el banco de inversión estadounidense Morgan Stanley. La caída del precio se extendería a los ejercicios 2009 y 2010 si el descenso de la demanda de nuevas viviendas fuera más intenso. El informe de Morgan Stanley maneja tres escenarios, que dependen de la evolución de la demanda y de la actividad del sector.

En el escenario base, la demanda de nuevas viviendas descendería hasta los 475.000 inmuebles de este tipo, frente a la media de 600.000 registrada hasta ahora, lo que supondría una caída de la actividad en el sector residencial del 40% en 2009. El número de viviendas iniciadas sería de 400.000. En ese contexto, el precio de la vivienda bajaría un 5% en 2008 y se mantendría estable en los dos años siguientes.

El informe maneja un segundo escenario, más optimista para el sector, en el que la demanda de vivienda nueva se mantendría en 600.000. En este caso, la actividad de construcción residencial caería un 20%en 2009, pero los precios seguirían subiendo a un ritmo no superior al 5%.

En el tercer escenario, la demanda de viviendas nuevas disminuiría más que en el primero y quedaría fijada en 350.000, lo que supondría una caída de la actividad constructora del 70% en 2009. El número de viviendas iniciadas sería de 300.000. En este escenario, el precio bajaría hasta un 5% al año durante el periodo 2008-2010. Este último escenario implicaría un "aterrizaje brusco", del que el sector de la construcción tardaría una década en recuperarse, y generaría una situación parecida a la que se vivió en Alemania en la década de los 90 cuando finalizó el boom inmobiliario propiciado por la reunificación.