Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Venezuela toma el control de la mayor bolsa mundial de petróleo

Las multinacionales que operan en la Faja Petrolífera del Orinoco pasarán a ser socias minoritarias del Estado venezolano

El Estado venezolano ha asumido este martes el control de la Faja Petrolífera del Orinoco, sometida a una certificación internacional como el mayor yacimiento mundial de crudo, donde las multinacionales que la explotaban pasarán a ser socias minoritarias.

En un multitudinario acto, animado por trabajadores en una de las instalaciones que procesa el crudo extraído de la Faja, en el este del país, el presidente, Hugo Chávez, ha remarcado que "llegó el fin de un perverso proceso al que llamaron de 'la apertura petrolera' y que hoy hemos enterrado".

Cinco de seis multinacionales firmaron la semana pasada con la estatal Petróleos de Venezuela SA (PDVSA) acuerdos iniciales para migrar como socias minoritarias a empresas mixtas, que Chávez ordenó que estén operativas antes del 26 de junio próximo. La estatal petrolera tendrá siempre en esas empresas mixtas un mínimo de 60% del paquete accionarial y el resto se los repartirán las estadounidenses ChevronTexaco y ExxonMobil, la británica British Petroleum, la francesa Total y la noruega Statoil. Estas producían junto con la estadounidense Conoco Philips, que hasta ahora se ha negado a firmar los preacuerdos, unos 600.000 barriles diarios en base a la extracción en la Faja Petrolífera del río Orinoco, que abarca poco más de 55.000 kilómetros cuadrados y guarda alrededor de 1,3 billones de barriles de crudo extrapesado.

316.000 millones de barriles

Desde agosto pasado, estatales petroleras de varias países, entre ellas de Argentina, Brasil, China, India e Irán, cumplen un proceso que concluirá en el 2008 con la certificación de que la Faja tiene unos 235.000 millones de barriles recuperables, con lo que Venezuela elevará su reserva total a 316.000 millones de barriles, superando así a Arabia Saudí, hasta ahora líder mundial en ello.

Los 600.000 barriles producidos allí por las multinacionales, que Chávez ha asegurado no eran comercializados por Venezuela, se incluyen en las estadísticas oficiales de la producción nacional de 3,4 millones de barriles diarios, de los cuales 1,5 millones se destinan a EEUU. Los expertos de PDVSA estiman que al menos un 20% de la riqueza de la Faja es recuperable con tecnologías disponibles, las que Chávez ha denunciado no eran utilizadas por algunas multinacionales, que no ha identificado, para así no reducir sus ganancias, conformándose con obtener entre un siete u ocho por ciento del potencial de cada pozo.

El acto de toma de control por parte del Estado venezolano se ha cumplido en una refinería del llamado Complejo Jose, a unos 300 kilómetros al este de Caracas, sobre el cual sobrevolaron aviones militares recientemente adquiridos en Rusia, a los que Chávez ha vitoreado vigorosamente, al igual que los trabajadores vestidos de "rojo-rojito" que, dijo, caracteriza al "socialismo del siglo XXI" que dice promover.