Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juicio por las "cuentas secretas" del BBV vuelve a la Audiencia Nacional

El ex presidente del BBVA, Emilio de Ybarra, y otros cuatro antiguos ejecutivos del banco, acudirán como imputados

La Audiencia Nacional tratará mañana las cuestiones previas del juicio oral del caso de las "cuentas secretas" del BBV. El ex presidente del BBVA, Emilio de Ybarra, y otros cuatro antiguos ejecutivos del banco, participarán en el proceso en calidad de imputados. El tribunal tendrá que decidir si empieza o no el juicio oral. La defensa de los directivos, encabezada por el letrado Horacio Oliva, pedirá que no se celebre puesto que, entre otros argumentos, no existen perjudicados por estas operaciones económicas.

La Fiscalía Anticorrupción ha pedido dos años de cárcel para el ex presidente del BBVA Emilio Ybarra, y otros tres años de prisión para el ex consejero delegado Pedro Luis Uriarte por un "delito continuado de falseamiento de cuentas anuales" en el denominado caso de las "cuentas secretas" del BBV. En el escrito de acusación del Ministerio Fiscal, se solicitaban también tres años de cárcel para los antiguos vicepresidentes del banco, Gervasio Collar y Domingo Ampuero, por este mismo delito, y otros dos años y diez meses de prisión para el ex director financiero, Luis Bastida, como cooperador necesario.

Precisamente, según fuentes jurídicas, el Ministerio Fiscal pide tres años de cárcel para Ybarra porque le ha aplicado la atenuante de "confesión", ya que acudió al Banco de España en enero de 2001, antes de que se abrirse ninguna causa judicial, a dar cuenta de estos fondos extracontables. Hace varios meses, Ybarra fue ex culpado por el Tribunal Supremo después de ser condenado por la Audiencia Nacional a seis meses de cárcel por un delito de apropiación indebida, pero atendió los atenuantes de "confesión" y "reparación del daño causado", por el caso de las pensiones Alico.

El otro frente: los planes de pensiones

Ybarra decidió constituir unos planes de pensiones por 19,24 millones de dólares a favor de los ex consejeros del BBV con dinero de las cuentas secretas, por lo que la Audiencia Nacional le condenó también a 27.000 euros de multa y a una quinta parte de las costas. Ahora, en el caso de las "cuentas secretas", la Fiscalía Anticorrupción solicita también para Ybarra y Bastida una multa de 75.000 euros y para Uriarte, Ampuero y Collar una penalización de 90.000 euros.

En su relato de los hechos, por los que el BBVA ha declinado reclamar, el Fiscal habla de que estos fondos "sirvieron para realizar determinados pagos sin rastro en la contabilidad oficial del Banco y a resguardo de todo control institucional sobre la procedencia, conveniencia y, en su caso, legalidad de los mismos". Entre ellos, se cita el pago de 1,5 millones de dólares a la sociedad Concertina, radicada en Curacao (Antillas Holandesas), con destino, al parecer, a la campaña de Hugo Chávez a la presidencia de Venezuela, según el Ministerio Fiscal.

Pese a la realización de estas operaciones, "sin rastro alguno en la contabilidad oficial", los acusados, en su condición de administradores, firmaron en el plazo oportuno las cuentas anuales del BBV de los ejercicios 1998 y 1999. Según el escrito, Ybarra, Uriarte, Collar y Ampuero sabían "tanto de la inexactitud de las cuentas que formularon en las que ocultaron los referidos pagos e ingresos y las correlativas pérdidas y ganancias, como de la eventual pérdida de imagen corporativa que, tras conocerse, había de suponer el mantenimiento" de este patrimonio "relevante", "a espaldas" del control del BBV.

También el director financiero Bastida, siempre según Anticorrupción, puso "a contribución cuantos conocimientos y habilidades fueron necesarios para la formulación espuria de las mismas". Por ello, tras la fusión de BBV y Argentaria en octubre de 1999, el actual presidente de la entidad, Francisco González, instó, en septiembre de 2000, a que estos fondos, situados en diferentes estructuras de Liechtenstein y Jersey "fuera de la contabilidad oficial", "fueran regularizados antes del cierre del ejercicio. En consecuencia, Ybarra ordenó, a finales del 2000, la disolución de la Fundación Amelan -que había agrupado cantidades procedentes de Jersey- y el reintegro a BBVA de los fondos extracontables.

Esta cantidad de 37.427 millones de pesetas fue contabilizada como beneficios extraordinarios por parte del BBVA y fue comunicada al Banco de España, que ha abierto un expediente sancionador.