Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las monedas de euro cambian de cara para adaptarse a la Unión de los 27

El Banco de España entregará las nuevas monedas a finales de enero para su puesta en circulación

La Fábrica Nacional de Moneda y Timbre ha comenzado hoy a acuñar las nuevas caras comunes de las monedas de uno y dos euros y de las piezas de 10, 20 y 50 céntimos, que en su reverso pasarán a llevar el mapa de la Unión de los 27 frente a los quince países que la formaban. Las nuevas monedas serán entregadas a finales de enero al Banco de España para su puesta en circulación, ha informado hoy el Ministerio de Economía y Hacienda, que ha recordado que el Consejo de la Unión Europea decidió en junio de 2005 que las caras comunes de las citadas piezas debían cambiar para incluir a todos los estados miembros.

Actualmente, estas monedas contienen la representación de Alemania, Bélgica, Francia, Italia, Luxemburgo, Países Bajos, Dinamarca, Irlanda, Reino Unido, Grecia, España, Portugal, Austria, Finlandia y Suecia. A partir de ahora, incluirá también a la República Checa, Hungría, Polonia, Eslovaquia, Lituania, Letonia, Estonia, Eslovenia, Chipre, Malta, Bulgaria y Rumanía. Los países que pertenecen a la zona euro podrán emplear las nuevas monedas a partir de este año y, en cualquier caso, deberán usar el nuevo diseño en 2008.

No obstante, las monedas emitidas con el diseño anterior mantendrán su curso legal, ya que los cambios sólo afectarán a la fabricación de las nuevas monedas. Las caras comunes de las monedas de menor denominación, uno, dos y cinco céntimos, que representan a Europa en el mundo, no se verán afectadas y mantendrán su diseño actual.