Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Cientos de jóvenes se manifiestan en varias ciudades para exigir una vivienda digna

La sexta convocatoria contra los precios de la vivienda congrega en Madrid y Barcelona a numerosos movimientos sociales y ciudadanos

Centenares de jóvenes han salido de nuevo este domingo a las calles de ciudades como Madrid y Barcelona para continuar un movimiento de protesta con el que exigen una vivienda digna y se manifiestan contra la precariedad y la especulación. Esta ha sido, al menos en Madrid, la sexta convocatoria. En la capital ha reunido a al menos 700 personas (7.000 según los convocantes), mientras a la convocatoria de Barcelona han asistido unas 500 personas.

Bajo el lema La vivienda es un derecho, no un negocio y convocados por la Asamblea contra la Precariedad y por la Vivienda Digna, numerosos ciudadanos, en su mayoría jóvenes, partieron sobre las 12.30 de la madrileña Plaza de Sol y recorrieron el centro de la capital española, hasta concluir en la Plaza de la Marina Española, frente al Senado. Allí, un portavoz de la asamblea leyó un manifiesto, en el que denunció que los jóvenes no pueden independizarse y reclamó que la vivienda debe ser un derecho y no un negocio "para unos pocos".

Después, se trasladaron a la Plaza de España, donde los convocantes llevaron a cabo una comida popular, así como una colecta para ayudar a la defensa jurídica de los 17 detenidos en la última sentada por la vivienda, acusados de desacato a la autoridad y desórdenes públicos. Los manifestantes portaron pancartas durante todo el recorrido, en las que se podían leer lemas como "Más viviendas, menos M-30" o "No más marbellas y ladrones con ladrillos", al tiempo que corearon consignas como "Espe, espe, espe, especulación" o "Qué pasa qué pasa, que no tenemos casa".

En un ambiente festivo y totalmente pacífico (la marcha estuvo vigilada en todo momento por miembros de la Policía Local y Nacional), numerosos movimientos sociales se unieron a la manifestación, como la iniciativa ciudadana Rompamos el silencio, que ha llevado a cabo esta semana la ocupación del Cine Bogart de Madrid y que este domingo, tras la negociación con la Delegación del Gobierno, ha abandonado sin producirse ningún altercado.

La manifestación de Madrid ha tenido continuidad esta tarde, a las 19.00, en Barcelona, convocada en este caso por la Assemblea per l'habitatge digne. También ha habido convocatorias de manera espontánea en otras ciudades españolas como Sevilla, Zaragoza, San Sebastián, Salamanca, Logroño y Almería.