Repsol se compromete ante Bruselas a abrir sus gasolineras a la competencia

La medida, gracias a la cual la Comisión Europea ha cerrado el caso que mantenía abierto contra la petrolera, permitirá una mayor libertad de elección para el consumidor y precios más bajos

La Comisión Europea ha anunciado hoy el cierre del caso que mantenía abierto contra Repsol, después de que la petrolera se haya comprometido a abrir a la competencia sus estaciones de servicio. Según la comisaria comunitaria de Competencia, Neelie Kroes, la medida dotará a los consumidores de una mayor libertad de elección y podría traducirse en precios más bajos.

Bruselas comenzó a investigar a la petrolera hispano-argentina con el objetivo de averiguar si los contratos de suministro de Repsol infringían las normas de la competencia. El Ejecutivo comunitario ha decidido hoy dar por cerrada la investigación, por lo que los compromisos adquiridos por la compañía pasan a ser de obligado cumplimiento.

Mediante los mismos, Repsol se compromete a no firmar ningún nuevo contrato de suministro de más de cinco años y a no adquirirá estación independiente alguna durante los dos próximos años. Además, la petrolera se ha comprometido a permitir que todas las estaciones de servicio con las que ha firmado contratos a largo plazo los rescindan siempre que le den a cambio una indemnización. Sin embargo, el mecanismo para calcular la compensación se ha concebido de forma que se ofrezca a las estaciones de servicio un incentivo económico para rescindir sus contratos a largo plazo. La Comisión calcula que son unos 500 contratos de este tipo los que tiene suscritos la compañía.

Por otra parte, Repsol también garantiza que todas las estaciones de servicio de su red puedan aplicar descuentos sobre el precio recomendado por la propia compañía, que se podrán hacer también en las estaciones que sólo operen como agentes de Repsol. La compañía aplicará las nuevas medidas hasta el 31 de diciembre de 2011.

De esta manera, la Comisión Europea ha permitido que el panorama actual de las gasolineras en nuestro país cambie, de modo que a partir de ahora, un gran número de estaciones de servicio tendrán una posibilidad "real" de elegir a sus proveedores. Por otra parte, los compromisos de Repsol servirán de referencia para los escasos competidores que aún mantienen prácticas similares.

La decisión de la Comisión ha sido adoptada con arreglo a lo dispuesto en el Reglamento relativo a la aplicación de las normas de competencia del Tratado. En caso de que Repsol vulnerara sus compromisos, la Comisión podría imponer una multa de hasta el 10% del volumen de negocio total de la empresa sin necesidad de demostrar que se ha producido una infracción de las normas de competencia del Tratado.

La lista de estaciones de servicio afectadas y los compromisos de Repsol se publicarán en las páginas web tanto de la Comisión Europea como de Repsol en un mes y un auditor independiente supervisará su cumplimiento.

El mercado de carburantes para motores está muy concentrado. Los actores principales, además de Repsol, que tiene una cuota de mercado de en torno al 40%, son Cepsa, BP y Shell. Todos los competidores de Repsol tienen una cuota de mercado por debajo del 10%, excepto Cepsa, que la tiene de aproximadamente la mitad de la de Repsol.

Cómo consiguió Repsol convertirse en líder del sector

Tras la adhesión de España a la UE, en 1986, el mercado de carburantes para motores se fue liberalizando progresivamente: se desmanteló el antiguo monopolio de Campsa y se suprimieron las restricciones a la construcción de nuevas estaciones de servicio. En España, que contaba con número menor de estaciones de servicio por habitante en comparación con otros países comunitarios, se produjo una construcción y renovación de gasolineras a gran escala.

Algunos propietarios del terreno o de los edificios de las antiguas estaciones de servicio suscribieron contratos a largo plazo con los principales proveedores de combustibles de la época, en particular Repsol. De conformidad con los contratos firmados con Repsol, los propietarios del terreno constituyeron un derecho real de usufructo de larga duración (entre 25 y 40 años) a favor de Repsol sobre su terreno o sobre el terreno y el edificio: Repsol CPP financiaba a continuación la construcción y renovación de la estación, arrendaba, a su vez, la estación al propietario y, durante la vigencia del derecho real, era el exclusivo proveedor de carburantes para motores de la estación.

Todavía hoy están en vigor unos 500 contratos de ese tipo firmados por la petrolera que, en virtud de los compromisos adquiridos, permitirá a los propietarios poner fin a sus contratos, de modo que podrán ganar márgenes más elevados por litro de carburante vendido y convertirse en estaciones plenamente independientes. Eso sí, Repsol obtendrá una compensación por la extinción del derecho real.

Otras noticias

Estación de Repsol / M. V. LLOSA

IMPRESCINDIBLES

“Una tasa al capital no debe esperar al gobierno mundial”

Xavier Vidal-Folch Barcelona

El economista francés Piketty defiende un gravamen a los grandes patrimonios

Condenados a crecer menos

Amanda Mars Washington

El avance potencial de las economías avanzadas y emergentes se reduce. El FMI pide estímulos fiscales e inversión pública

Rato y Blesa “consintieron y propiciaron” las tarjetas

Reyes Rincón Madrid

El juez aprecia indicios de responsabilidad en los dos expresidentes de Caja Madrid

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana