Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno rebaja el tipo máximo del IRPF al 43% y sube el mínimo exento a 9.000 euros

La vicepresidenta De la Vega afirma que la rebaja afectará al 99,5% de los contribuyentes, 20 millones de ciudadanos. El mínimo exento de tributar se amplía a los 9.000 euros

El proyecto de reforma fiscal que hoy ha aprobado el Gobierno en Consejo de Ministros reduce de cinco a cuatro el número de tramos del IRPF, para simplificarlo; recorta el tipo máximo del 45% al 43% y eleva el mínimo exento de tributación a los 9.000 euros. La reforma afectará al 99,5% de los contribuyentes, 20 millones de personas.

De esta forma, el Ejecutivo aumenta de 3.400 a 9.000 euros el mínimo exento para recaudar el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), reduce en dos puntos el tipo máximo a aplicar hasta el 43% y mantiene el mínimo en el 15%.

Según los cálculos del Ministerio de Economía, con esta reforma, la rebaja media del IRPF para los contribuyentes será del 6%, y para el 60% - aquellos que declaran una renta inferior a 17.360 euros - supondrá un ahorro del 17%.

El proyecto, que el Gobierno quiere que entre en vigor en 2007 y cuyo anteproyecto ha sido enviado a las comunidades autónomas para que lo analicen, incluye una rebaja gradual del Impuesto de Sociedades de cinco puntos hasta el año 2011, y la tributación a un tipo único del 18% de todos los instrumentos de ahorro.

Este tipo único se aplicará tanto a incrementos patrimoniales como a depósitos bancarios -fórmula más utilizada por las rentas medias y bajas-, libretas de ahorro, seguros y dividendos. Actualmente, los productos de ahorro tributan al tipo que le corresponde al contribuyente.

Las deducciones por hijos

La deducción por el primer hijo pasa de 1.400 a 1.800 euros; la del segundo, de 1.500 a 2.000; la del tercero, de 2.200 a 2.700 y la del cuarto de 2.300 a 2.800. La deducción por menores de 3 años aumenta doscientos euros y se establece en 1.400, en tanto que las de mayores de 65 y 75 años se incrementan en 100 euros y se sitúan en 900 y 1.100, respectivamente.

La deducción por discapacidad superior al 33% aumenta en 270 euros hasta los 2.270, y las mayores del 65 por ciento crecen en 1.900 euros, hasta los 6.900.

Además, el nuevo IRPF extenderá las ventajas fiscales que tienen los fondos y planes de pensiones a los productos ligados a la dependencia, con el fin de que envejecimiento y dependencia tengan el mismo tratamiento.

De esta forma, se establecerá un único límite de 8.000 euros anuales para las aportaciones a fondos y planes de pensiones y productos vinculados a la dependencia, cifra que podrá incrementarse hasta los 24.250 euros en caso de discapacidad.

Estas aportaciones no podrán superar el 30% de las rentas activas del contribuyente -las derivadas del trabajo o actividades empresariales-, porcentaje que se eleva hasta el 50% para los mayores de 52 años.

La desgravación por adquisición de vivienda no se modifica en este anteproyecto, que mantiene un porcentaje único de deducción, el 15%, sobre la base actual de 9.015 euros, y con una deducción anual máxima de 1.352 euros.

Impuesto de Sociedades

En cuanto al Impuesto de Sociedades, bajará gradualmente cinco puntos entre 2007 y 2011, tanto en el tipo general, que pasará del 35 al 30% por ciento, como en el de las pymes, que lo hará del 30 al 25%.

Los objetivos primordiales de esta reforma son la recuperación de la equidad en el tratamiento fiscal a todos los contribuyentes; la simplificación de los impuestos; la rebaja de la carga fiscal para las rentas salariales medias y bajas y el aumento de la productividad y el crecimiento económico.

La vicepresidenta, Maria Teresa Fernández de la Vega, que fue la encargada de introducir a Solbes, enunció algunos de sus objetivos: "Vamos a recuperar la equidad, vamos a mejorar el tratamiento de las rentas del trabajo y simplificar el sistema", dijo.

El vicepresidente económico, Pedro Solbes, aludió a la distancia que hay entre el proyecto propuesto hoy y el programa electoral del PSOE: "Queremos bajar los impuestos a los contribuyentes, pero tenemos ser prudentes para disponer de los recursos suficientes. Lo importante es hacer una reforma es equitativa, que estimule el crecimiento; y prestar atención a las rentas bajas".