Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE aprueba el arancel para el banano de América Latina

Bruselas gravará la importación con 176 euros por tonelada

La Unión Europea (UE) aprobó ayer imponer desde enero de 2006 un arancel de 176 euros por tonelada para la importación de banano de América Latina. Los ministros de Competitividad decidieron aplicar ese gravamen a los envíos de plátano de las naciones de Latinoamérica, con el estatus de "más favorecidas", a partir de enero, cuando entra en vigor un nuevo régimen, el tariff only o arancel único, y desaparecen las cuotas actuales para regular la entrada de la fruta.

El arancel de 176 euros fue aprobado ayer sin debate y por mayoría, tal y como acordaron la semana pasada los embajadores de los 25 países comunitarios en una reunión del Coreper (Comité de Representantes Permanentes).

En el Coreper, siete países no productores rechazaron esta cifra porque consideraron que era demasiado alta y pidieron bajarla para que los consumidores compren plátanos más baratos.

La UE debe implantar el arancel único, tal y como decidió en 2001, en un acuerdo que puso fin a la histórica guerra del banano con Estados Unidos y Ecuador.

Actualmente el banano exportado de Latinoamérica al mercado comunitario tiene un gravamen de 75 euros por tonelada, pero si está dentro de una cuota; por encima de ese cupo el gravamen es de 680 euros por tonelada.

Desde enero desaparecerán todos esos cupos y no habrá limitación cuantitativa, sólo el arancel. Asimismo, la UE otorgará desde 2006 una cuota de 775.000 toneladas para el plátano procedente de los países ACP (Africa, Caribe y Pacífico), que no tendrá ningún arancel.

La propuesta aprobada ayer es la cuarta cifra manejada dentro de las instituciones comunitarias cuando prepararon la aplicación del arancel único para la entrada de la fruta al mercado comunitario.

Propuestas rechazadas

Dos propuestas anteriores (230 euros y 187 euros por tonelada) fueron rechazadas por los árbitros de la Organización Mundial del Comercio (OMC), que consideraron que no garantizaban el acceso de los plátanos de Latinoamérica al mercado comunitario.

Los árbitros de la OMC intervinieron en la negociación sobre el sistema de importaciones bananeras a la UE y apoyaron los argumentos de nueve países latinoamericanos: Brasil, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Venezuela y Panamá.

Otra tercera cifra, 179 euros por tonelada, fue propuesta por la Comisión Europea pero no obtuvo el respaldo suficiente de los países de la Unión (España la apoyó).

Honduras ya ha anunciado que recurrirá al órgano de solución de diferencias de la OMC contra el arancel aprobado ayer.

En cualquier caso, la comisaria europea de Agricultura, Mariann Fischer Boel, y el comisario de Comercio, Peter Mandelson, manifestaron ayer que Bruselas está dispuesta a seguir negociando con los países de América Latina afectados por el nuevo arancel.

Fischer Boel señaló, en un comunicado, que la decisión que aprobó ayer la UE es "un resultado justo y equilibrado para todo el mundo".

El comisario de Comercio manifestó que "el acuerdo entre la UE sobre el nuevo régimen es una señal importante para los comercializadores. La puerta no está cerrada para seguir las negociaciones con nuestros socios de Latinoamérica, con el fin de alcanzar una solución satisfactoria para ambas partes".