BANCA

José María Amusátegui presenta su renuncia como copresidente del BSCH

Su salida pactada deja a Emilio Botín como presidente único de la entidad

AGENCIAS Madrid 16 AGO 2001 - 00:00 CET

Se cierra la crisis

Con este anuncio, el mayor banco español y uno de los mayores de Latinoamérica cierra la crisis interna que se había desatado por la lucha de poder entre los altos directivos que procedían del antiguo Banco Santander y el Central Hispano.

Esta brecha abierta entre los directivos desencadenó un enfrentamiento entre Emilio Botín y José María Amusátegui, los antiguos presidentes de las dos entidades que se fusionaron en enero de 1999, el Banco Santander y el Central Hispano, respectivamente.

Tras unas negaciones desarrolladas a lo largo de las vacaciones estivales se ha decidido cerrar la crisis con la salida anticipada de Amusátegui quien, según han informado fuentes conocedoras del proceso, no cobrará ningún emolumento económico especial por esta decisión distinto del pactado en los acuerdos de fusión.

Emilio Botín gana así el pulso que lanzó a Amusátegui en los últimos meses, y que alcanzó su máximo grado de tensión cuando el ex presidente del Banco Santander propuso sin previo aviso el cese del director general de Estudios y Comunicación, Luis Abril, una de las personas de confianza del vicepresidente y consejero delegado Angel Corcóstegui.

Presidente de honor

La renuncia de Amusátegui incluye su abandono del cargo de copresidente de la entidad, además del de presidente de la Comisión Ejecutiva, presidente de la Junta General del Banco Santander Central Hispano, y miembro del consejo de administración, aunque continuará como presidente de honor del grupo y de la Fundación Central Hispano.

El consejo de administración le ha expresado su "reconocimiento y agradecimiento por la extraordinaria labor y aportación profesional realizada" y ha destacado su "muy importante contribución al éxito de la fusión y a la muy satisfactoria evolución de la entidad desde que dicha operación fue anunciada".

En este sentido ya se pronunció Emilio Botín en su comparecencia pública a principios de agosto, en la se refirió a la crisis de autoridad del banco, cuando aseguró que el grupo y sus "brillantes resultados", no habría sido posible "sin la fusión que con tanto éxito emprendimos hace más de dos años el presidente Amusátegui y yo mismo".

En esta misma comparecencia, Botín se hizo eco de las divergencias que sufría el banco al afirmar que "es normal que al avanzar surjan distintos puntos de vista y lógicas discrepancias".

Consejo de administración

El consejo de administración del Santander Central Hispano también ha decidido hoy mantener en sus cargos de vicepresidente primero y consejero delegado a Angel Corcóstegui, que mantendrá bajo su mandato todas las divisiones del grupo.

La continuidad de Corcóstegui -procedente del BCH- como máximo cargo ejecutivo de la entidad era uno de los puntos principales que exigía Amusátegui para aceptar su salida de la entidad.

Sin embargo, esta es la segunda ocasión en la que el consejo de administración ratifica en el cargo al consejero delegado, después de que el pasado 26 de junio se adoptaran unos acuerdos con los que se pretendía acabar con la crisis interna, aunque el paso del tiempo demostró que se había cerrado en falso.

En la reunión de hoy, también ha renunciado a su cargo el consejero y vicepresidente cuarto del banco, Santiago Foncillas, quien también procedía del BCH y que debía abandonar el cargo por jubilación el próximo mes de septiembre.

Debido a la intención de la ejecutiva del banco de reducir el número de miembros del consejo de administración, los huecos dejados por Amusátegui y Foncillas no se cubrirán, con lo que este organismo quedará compuesto por 25 consejeros: un único presidente, tres vicepresidentes, 21 vocales del consejo, un secretario general y letrado asesor del consejo.

Renuncia "positiva"

El sindicato CCOO considera "positiva" la renuncia de José María Amusátegui porque "cierra una crisis y termina la etapa de interinidad" de la cúpula del banco.

Así lo ha asegurado la secretaria general de la Federación de Servicios de CCOO (COMFIA), María Jesús Paredes, quien aseguró que "nos parece positivo que se haya cerrado la crisis" porque "no era razonable" la situación de "inestabilidad" que vivía.

Paredes ha considerado que esta salida no dará lugar a la apertura de nuevas incertidumbres en el grupo ni pondrá en una situación difícil al consejero delegado, Angel Corcóstegui, -procedente del BCH- quien mantendrá sus poderes y "su espacio", mientras el presidente, Emilio Botín, tendrá los suyos.

"Hombre de paja"

Por su parte, el sindicato UGT está convencido de que la salida de Amusátegui irá seguida de la del actual consejero delegado, Angel Corcóstegui, cuya posición y poderes a partir de ahora es una de las principales incógnitas que se abren en el futuro del grupo.

Así lo ha afirmado el secretario general de la Federación de Servicios de UGT, Juan Sánchez, quien aseguró que la renuncia de Amusátegui traerá "muchas complicaciones" al banco, pues "aún queda por ver" si el presidente único, Emilio Botín, aceptará adaptarse a la cultura del BCH o "impone su ordeno y mando".

De producirse esta última situación, explicó Sánchez, Corcóstegui se convertirá en un "hombre de paja" y en un "borreguito" a las órdenes de Botín, situación que no debería aguantar por "dignidad y honestidad".

Otras noticias

EFE

IMPRESCINDIBLES

Las claves de los Presupuestos

El País Madrid

La recuperación de la inversión y el recorte de los gastos en prestaciones y empleo marcan las cuentas del Estado

Las empresas públicas impulsan la inversión

El gasto presupuestado en obras aumenta por primera vez en la crisis

La OIT reclama que los sueldos suban en España

“Nuevos recortes socavarían la demanda interna por encima de sus beneficios", dice

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana